¡¿No somos hombres?! – Cómo el papel pintado convierte a los solteros en hombres

El diseño interior elegante no solo depende de elegir con buen gusto el mobiliario y accesorios; sino también de tener buen ojo para el espacio y las proporciones. El marco es esencial. Y el papel pintado adecuado proporciona el marco ideal.

En la actualidad, el clásico papel pintado de trozos de madera de madera (¡por útil que pueda haber sido en el pasado, ya que cubre una multitud de pecados!) rara vez es la opción elegida para decorar tus paredes. Pero, ¿cómo afrontas el emocionante desafío de darle a tu hogar un toque personal (quizás por primera vez)?

En épocas pasadas, la distribución de funciones era clara; la responsabilidad de la mujer era la maternidad y la familia, además de mantener un hogar acogedor. El ámbito de responsabilidad del hombre estaba fuera del hogar: producción, negocios, política, trabajo. En su papel de figura representativa como cabeza de familia, padre y marido, estaba enteramente en manos de su esposa en lo relativo a ideas elegantes y de buen gusto.

A pesar de que esos estereotipos de género afortunadamente se han dejado atrás, el hecho es que las mujeres a menudo tienen ideas muy claras sobre su estilo de vida, y el estereotipo del apartamento de un soltero ligeramente desordenado y descuidado sigue vivo y coleando. ¿Te resulta familiar?

dusares_460821589c81b401457   michabo_864181589c81b617190

No es necesario convertirse en metrosexual o dejarse barba de hipster para descubrir tus habilidades como diseñador de interiores para tu entorno privado. Incluso en la primera edición de la revista Playboy, a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, se animaba a los lectores a diseñar sus propios apartamentos para el estilo de vida de un soltero.

"La casa de un hombre no es sólo su castillo, es -o debería ser- reflejo exterior de su yo interno: una expresión cómoda, habitable y emocionante de su persona y de la vida que lleva. Pero la gran mayoría de los hogares están decorados por mujeres. ¿Qué hay del soltero y de su necesidad de un lugar que pueda considerar suyo propio? (Playboy USA Octubre 1956, p.65, cita de Beatriz Preciado)

Cabe suponer que la cultura Playboy fue significativa para pasar de la imagen del soltero como un hombre que frecuenta bares, va de pesca, juega a las cartas y practica deporte, a ser un buen anfitrión. Especialmente en entornos urbanos, la morada se convirtió en telón de fondo representativo de veladas de buen gusto en las que amigos (¡y amigas!) disfrutan de unos cócteles y, a su vez, el apartamento de soltero se convierte en un escenario para la autoexpresión del anfitrión. Teniendo en cuenta que el número de hogares con un solo ocupante ha aumentado significativamente desde mediados del siglo 20, también es razonable esperar que sus hogares desempeñen un papel importante en términos de auto-promoción en el mercado de los asuntos del corazón (¡y la vanidad! ).

Lines_420171589c81b5049e7   Pelias-A_106331589c81b6ec4fe

Hoy en día, esta tendencia hacia la autodefinición y la auto-expresión se refleja en varios formatos de prensa, también. Neue Zürcher Zeitung, por ejemplo, contiene Folio, un artículo mensual en el que un psicólogo y un diseñador de interiores analizan fotografías de una vivienda para tratar de determinar quién podría vivir en ella (seguido de una gran revelación, por supuesto). Algunos de los populares suplementos de estilo de muchos diarios en fin de semana incluso llegan a preguntar a los llamados "psicólogos de espacios residenciales" lo que las mujeres podrían aprender sobre un hombre revisando su casa... Y a pesar de los ocasionales estereotipos de género en estos artículos, algunos lectores varones podrían sentirse ligeramente sorprendidos. Podrían ver su vivienda con ojos diferentes. Incluso podrían sentir la necesidad de un cambio.

No obstante, esos cambios probablemente no requieran la ayuda de un psicólogo; tomarse el tiempo para pensar en las necesidades y gustos propios debería bastar. Un buen comienzo sería deshacerse de algún viejo chisme que solo acumula polvo y reorganizar lo que ya está allí. Pero incluso para un cambio más profundo, algo verdaderamente refrescante, un estilo totalmente nuevo del diseño interior, no se necesita substituir todos los muebles viejos. Una nueva definición del estilo básico renueva el entorno y da nueva vida a tus muebles. ¿Y qué mejor manera de empezar que con la decoración para paredes?

Zewana_461393589c81b7ce2a8   Container-A_310163589c81b2cf004

Hay una gran variedad de patrones y motivos de papel pintado con mensajes más o menos inequívocos y el hecho de que son relativamente fáciles de aplicar permite a cualquier diseñador en ciernes realizar sus ideas de estilo individuales o clásicas, sutiles o directas y cambiar completamente el carácter de una habitación. En el catálogo de Papeles de los 70, los diseños se dividen en categorías como: floral, barroco, glamoroso, romántico, geométrico, rayado y, por supuesto, I love the 70s (me encantan los años 70). Así que si no puedes ni siquiera concebir la idea de decoración para paredes glamorosa o romántica, hay cientos de diseños diferentes entre los que elegir. Y para los amantes de Peter Pan, tenemos más de 100 papeles pintados infantiles (algunos de ellos lavables), dependiendo de cómo se utilicen, pueden ser una adición humorística e inteligente al entorno de un hombre. Si no estás seguro de tu primera selección, ¿por qué no imprimir tu patrón preferido para que te enviemos una muestra? Sin duda te ayudará a tomar tu decisión.

Una vez que tomes esa decisión, recluta a un amigo o amiga para que te ayude a pasar un fin de semana divertido empapelando juntos. ¡Incluso si solo adornas una pared de tu salón, causará un efecto en el mobiliario, líneas visuales y en ti! Y tal vez despierte un deseo por más papel pintado (por ejemplo, en tu amigo o amiga).

Por último solo queda decidir si vas a hacer una fiesta a todo gas para celebrar el éxito de tu nuevo proyecto de diseño o simplemente unas cervezas y pizza con tu ayudante.

 
 

Comentar

 

Los campos marcados con * son obligatorios.